Mi propósito con alma en kalma

Mujer, te acompaño a transformar tu relación con tu sangre y tu menstruación. A gozar de un útero vivo y sano, habitándote desde la calma y abrazando los sentires del corazón, para que florezcas como diosa y soberana de tu vida.

vívete siendo diosa y soberana de tu vida

Conozco esa sensación desconfianza y de estar perdida porque ya lo has probado todo y nada ha dado resultado. A mí, también me pasó.

Sé que llevas años así y que sientes que lo intentaste todo. Perdiste tu dinero, tu tiempo y las ganas. Y continuas con el desorden hormonal, con irregularidades en tu ciclo, mucho dolor e inflamación, e incluso con manifestaciones varias en tus ovarios, úteros y mamas.

Y la ansiedad sin darte cuenta, se ha convertido en tu fiel compañera. Incluso, puede que lo sea y no te hayas dado cuenta, pues
ese es el estado (de alerta) en el que has vivido desde siempre y no has sabido ponerle nombre.

Vives deprisa, volcada fuera ( en el trabajo, en los demás…) y desconectada cada vez más de ti misma, de lo que sientes, quieres y necesitas. Cada vez te silencias más. 

Desde ese silencio sordo, guardas el dolor de tu corazón bajo la alfombra para que no se vea y sales a la vida con una sonrisa. «Siempre has podido con todo, no va a ser ahora menos. Eres una mujer fuerte, valiente, exitosa que consigue lo que quiere.» y cuanto daño te hace esto que te cuentas.

Pero tu cuerpo rígido te delata, tu mandíbula rígida te da la lata y los dolores al menstruar son un desgarro.  Tu útero está como una piedra, pero tú esto no lo sabes.

Quistes, miomas, endometriosis y pólipos uterinos, amenorrea, ovario poliquístico y más cosas que se pueden estar dando. Y es que para ti ser mujer es un verdadero coñazo y te impide llevar el ritmo de vida que normalmente llevas. La menstruación dura más de una semana, tiene coágulos, es un río y aquello no acaba de gotear nunca. El dolor y la inflamación se extienden a casi todo el mes. Te sientes cansada, irritada… 

«es normal que te duela, tampoco es para tanto, a todas nos duele»

Y tienes que escuchar esto y sentir una profunda incomprensión y vacío dentro de ti. Cada vez más enfado, frustración, desesperación e impotencia. Y todo esto, de forma inconsciente lo  guardas en el útero. Como el dolor de tu última relación fallida, el sentimiento de no ser suficiente, de no ser valiosa……Y te das cuenta que estás repitiendo patrones familiares como las mujeres de tu familia: que no se sintieron vistas, que silenciaron su voz, que complacían, que vivían sosteniendo a los demás y no se veían a si mismas, etc.

Cada vez tienes menos fuerzas porque vives en un bucle sin fin , cada vez más desesperada, cada más lejos de tí.

Sobrevives y te has olvidado de vivirte.

Y yo te pregunto:

¿Quieres comenzar a vivirte hoy mismo, desde otro lugar?

Cuando puedes sentir seguridad en tu cuerpo, abandonas el modo supervivencia, tu sistema nervioso se regula y puedes habitarte desde la calma.

Querida, puedes transformar tu vida y recobrar tu bienestar, reconectando contigo y con tu cuerpo. Haciendo que este se sienta primero seguro, para luego poder dar pasos a la calma y  al equilibrio hormonal. Sin regulación  es imposible equilibrar tus hormonas y vivir un ciclo en armonía

Te acompañaré en tu proceso para que  conectes con los sentires del corazón y  con la sabiduría que reside en tu útero .Que puedas honrarte como mujer con todo lo que viene de ti y yendo a la vida como diosa y soberana de tu vida.

Es un camino de transformación que requiere tiempo e implicación. La impaciencia será un pasajero que no queremos a bordo. Tras años de desregulación, es necesario comenzar con suavidad y amor, también con paciencia y madurez. No se pueden revertir años de desequilibrio en un par de meses.

El objetivo es que disfrutes del camino de redescubrirte a ti misma desde la suavidad y el amor . Volviendo a ti, a la sabiduría de tu cuerpo, de tu útero que pulsa cuando te abrazas y reconcilias con tu femenino.  Y esto se reflejará en tu ciclo y tus hormonas.

tu cuerpo es tu templo-tu útero el altar

Consultas online 1:1

Vamos juntas en tu proceso, de la mano,

Mi acompañamiento es un abordaje integrativo de cuerpo, mente,  emociones y mirada transpersonal.

¿Qué quiere decir esto? Que te daré acompañamiento desde cómo  nutres tu cuerpo a  nivel físico (alimentos y buenos hábitos) pasando por la regulación del sistema nervioso, hasta llegar a cómo es la relación con tu cuerpo, tu femenino, con tu linaje de mujeres,  tu sangre y ciclos y por supuesto, a cómo das espacio a tus emociones y a tu voz. 

No funcionamos por departamentos aislados, todo está interconectado en nosotras y lo que te impacta a nivel emocional también lo hace a nivel físico. 

Ambas trabajaremos juntas de la mano para colocar en su lugar todo lo que no esté en orden y que puedas vivirte como la diosa y soberana que eres.

Hola, soy Silvia

Mi primera menstruación ya vino acompañada de un dolor punzante y jaqueca. “Esto es normal, es lo que tiene ser mujer” me decían.

Pues ,¡qué horror ser mujer! Decía yo para mis adentros. Y luego vinieron los quistes en los ovarios, la tiroides desregulada, las malas digestiones, la inflamación abdominal, las diarreas, etc.  y de forma muy tardía el diagnóstico de endometriosis.

¿Qué estaba pasando en mi cuerpo? ¿Esto se considera normal? ¿Qué es normal? 

La ansiedad convivía conmigo desde adolescente, sólo que no sabía que aquello que yo sentía (falta de aire, inquietud, desasosiego, intranquilidad, angustia, etc.)  eran resultado de la ansiedad. Y tuvo que pararme la vida con mi endometriosis y sus correspondientes laparoscopias, para que volviese la vista a mí, a mi cuerpo, a mis ser. Y me di cuenta de mi desconexión; de mi misma, de mi cuerpo, de mi vida.

Y me di cuenta de cuanta falta me hacía yo.

Ahí prácticamente empezó mi camino.

Testimonios

Ellas ya disfrutan de un Alma en Kalma

Puedes vivir Ser Mujer, desde un lugar más amable y poderoso

Si algo dentro de ti ha resonado fuerte con lo que aquí has leído y sientes que ya es hora de hacer el cambio, aquí estoy para ir juntas hacia una vida en calma, plena, donde te sientas conectada contigo y tus ciclos, donde te sientas llena de vitalidad y energía. . 

Scroll al inicio

Únete a la comunidad Alma en Kalma y estaremos conectadas cada jueves con mi Newsletter